Piscinas de obra

Las piscinas  de obra son por excelencia las piscinas de mayor calidad visual y estética, realizadas mediante el sistema de hormigón proyectado o vía gunite.

La piscina de hormigón proyectado se considera que tiene un casco monolito (confeccionado en una sola pieza).


Los problemas de poca importancia a los que habitualmente se encuentran este tipo de piscinas al cabo de 10/15 años, suele ser el desprendimiento de piezas de gresite, rejuntar la borada de toda la piscina o cualquier reparación en el sistema de filtración; cambio de arena, reposición de juntas, reparar la bomba.

El verdadero y engorroso problema persiste cuando aparecen movimientos de terreno, ocasionando grietas o roturas en la superficie de la piscina (casco o vaso monolito) y conllevando a pérdidas de agua en el vaso de la misma.

Los propietarios acaban cansados de repasar las grietas, colocar grapas para realizar los puentes de unión en las aperturas de las roturas y pagar factura tras factura, sin conseguir óptimos resultados.

La solución más práctica, rápida y económica que ofrecemos es revestirla con membranas de PVC armadas para conseguir una perfecta estanqueidad y otorgar una garantía de 10 por impermeabilización y evitar tener de volver a hacer una piscina nueva.

Se han cerrado los comentarios