Si haces un mantenimiento de  jardines con piscina, conseguirás tener un espacio verde y perfecto  todo el año y, además, ahorrarás agua. Las áreas verdes bien cuidadas producen un gran bienestar en nuestra mente, nuestro estado de ánimo y también a nivel físico, de modo que resulta más que necesario cuidar nuestro espacio exterior.

Cortar el césped, podar la copa de los árboles, recortar setos y arbustos, quitar las malas hierbas, regar, cuidar los jardines que son ornamentales, abonar, hacer un control de plagas, limpiar, retirar las hojas secas y la basura, retirar nieve o granizo, son algunas de las tareas habituales del mantenimiento de jardines con piscina. Pero todo puede cambiar, si en lugar de instalar césped natural, apuestas por el césped artificial de calidad.

¿Cómo cambia el mantenimiento de jardines con piscina si instalo césped artificial?

Las áreas verdes también aumentan el valor de una propiedad y la opción de instalar césped artificial, puede resultar ideal para este tipo de espacios, ya que puedes conseguir un espacio cuidado y despreocuparte del mantenimiento.

Teniendo en cuenta el gasto que puede suponer tener una piscina y un jardín, es importante pensar en métodos eficientes para reducir el consumo del agua, como es la instalación de césped artificial. De esta manera, el mantenimiento de jardines con piscina también se ve reducido, ya no tienes que regar y puedes limpiarlo con facilidad. La instalación de un clorador salino en tu piscina, también te permitirá reducir el mantenimiento de la piscina y disminuir tus gastos, así como el consumo del agua. Puedes instalar sistemas de riego, agrupar plantas según necesidades de riego, implementar un sistema de riego inteligente en tu jardín, pero nada será tan efectivo como instalar el césped artificial, ya que no necesitas regar nunca. Además, podrás mantener a raya las plagas de insectos y animales y evitar el uso de insecticidas y fungicidas.

El mantenimiento de jardines con piscina que tienes que hacer de un jardín con césped artificial es mínimo. Es más y limpiarlo es muy fácil, ya que solo debes comprobar, de vez en cuando, que las zonas de desagüe se encuentren en un buen estado y que haya un buen drenaje, procurando que esté libre de suciedad y hojas. Es recomendable retirar el polvo y los residuos que se hayan acumulado alrededor de la piscina, con una manguera o cepillando y pasar un rastrillo para ir quitando hojas secas y residuos.

Aunque no es necesario regar, sí que es recomendable pasar un poco de agua los días más calurosos del año para refrescar el suelo y que puedas estar descalzo sin problemas. Disfruta de un espacio idílico todo el año, con opciones eficientes, sostenibles y prácticas en tu espacio exterior.

Leave A Comment